Para quién

Para aquellas personas que padecen trastornos relacionados con edemas (hinchazón). Además, sirve como terapia complementaria o de apoyo en otros campos como la traumatología, dermatología o estética (acné, rosácea, celulitis, eczemas crónicos y alérgicos).

Objetivo del drenaje linfático manual

Favorecer la circulación de la linfa, para solucionar o mejorar cuadros edematosos, inflamaciones y retenciones de líquidos orgánicos.

Beneficios

  • Mejora la reabsorción de edemas
  • Relaja el sistema nervioso
  • Relaja el sistema muscular
  • Aumenta el sistema inmunitario
  • Aumenta la diuresis
  • Mejora la regeneración tisular

En qué consiste el drenaje linfático manual

El drenaje linfático manual consiste en realizar una tracción de la piel, siempre en la dirección del recorrido linfático, con una suave presión y descompresión acompasada de un ritmo lento y pautado, que trata de emular el bombeo de los angiones del vaso linfático.

Contraindicaciones

Está contraindicado en personas con cáncer en activo o en tratamiento, infecciones agudas como fiebre, abscesos, enfermedades infecciosas y tromboflebitis.

Sesiones recomendadas

Según valoración.

¿Qué es el sistema linfático?

Es el ayudante del sistema venoso y se encarga de transportar la linfa desde los tejidos hasta el torrente sanguíneo. Tiene como misión transportar sustancias de deshecho con alto peso molecular, activar el sistema inmunológico y mantener la homeostasis corporal.

Historia del drenaje linfático manual

Emil Vodder crea este método en 1930. Por aquel entonces, el matrimonio Vodder trabajaba como fisioterapeutas en Cannes atendiendo a pacientes aquejados de enfermedades respiratorias. La mayoría presentaban inflamación de los ganglios linfáticos del cuello. De forma intuitiva y, en contra de la normativa médica de entonces, a Emil se le ocurrió masajear suavemente estos ganglios. Su instinto fue todo un acierto, puesto que enseguida pudo constatar la mejoría de los enfermos.
Es sorprendente como de una contraindicación nace una técnica que está indicada en el tratamiento de un gran cantidad de trastornos, en especial en aquéllos relacionados con edemas (hinchazón). Además, sirve como terapia complementaria o de apoyo en otros campos como la traumatología o la dermatología (acné, rosácea, celulitis, eczemas crónicos y alérgicos).

 

Descubre cómo mantener tu piel radiante con nuestros consejos para una rutina de cuidado efectiva. Consejos prácticos para una piel saludable