cosmética orgánica

COSMÉTICA ORGÁNICA VS COSMÉTICA CONVENCIONAL

Nunca me pude imaginar que el popular refrán “eres lo que comes” encerrara tanta verdad, hasta que estudié medicina ayurveda. Os estaréis preguntando qué tiene que ver este dicho con la cosmética. Pues todo. Porque la piel también se alimenta y cualquier cosa que le des de comer terminará siendo parte de ti.

Desde el punto de vista védico nuestro cuerpo está formado por siete dhatus o tejidos: el plasma, la sangre, los músculos, la grasa, los huesos, la médula ósea o tejido nervioso, y el reproductivo. El proceso comienza con el plasma o rasadhatu, el primero de todos ellos, formado gracias al aporte nutricional de los alimentos ingeridos. Su función principal es alimentar, lubricar  y sostener los tejidos que se desarrollan en secuencia; cada dhatu se construye a partir de la materia prima del tejido anterior. El plasma forma la sangre, el tejido sanguíneo da lugar al tejido muscular, y así sucesivamente. En este sentido, todos los tejidos del cuerpo son una versión transformada de rasadhatu.

Lo interesante de este proceso es comprender que cada uno de estos tejidos está conectado con uno de los siete estratos de la piel. De tal manera que cualquier cosa que sucede en uno de los dhatus tiene repercusiones en la piel. Y a la inversa, cualquier sustancia absorbida por la piel también afecta a los tejidos particulares del cuerpo. Así pues, la salud del cuerpo depende en gran medida de la calidad del alimento asimilado a través de la boca y la piel.

Teniendo en cuenta cuánto influye la alimentación y la cosmética sobre nuestro cuerpo, deberíamos ser más exigentes con la calidad de los productos que aplicamos sobre la piel. No hay que olvidar que es un órgano, y por cierto, el más grande del cuerpo, pero además cumple una serie de funciones vitales. Nos protege de agresiones físicas y químicas externas, elimina residuos a través de la transpiración, mantiene estable nuestra temperatura corporal y nos permite desarrollar el sentido del tacto.

La piel o rasasara, nombre ayurvédico cuyo significado es crema que sube a la superficie, demanda una atención especial. Necesita de higiene, hidratación, nutrición y protección. Algunos de los componentes de los cosméticos terminarán en el torrente sanguíneo y entrarán a formar parte de los tejidos aportando un tipo de energía y de información. Cuanto más naturales sean, más fácil será para nuestras células integrarlos y metabolizarlos sin alterar o perjudicar la homeostasis corporal.

Hoy en día los mercados están saturados de cientos de productos de belleza. Algunos de ellos denominados bio o naturales pueden ser un engaño; no todos están libres de contener productos perjudiciales o sustancias químicas tóxicas. Para no llevarte sorpresas desagradables, te aconsejo que leas con atención la lista INCI _etiquetado de los ingredientes en el embalaje de los cosméticos_.  

Razones para comprar cosmética orgánica certificada.

Por una cuestión de salud. Si eres lo que comes, asegúrate de adquirir cosméticos certificados. Los sellos de certificación son los únicos que garantizan que la marca ha sido auditada para cumplir con unos estándares orgánicos de formulación e ingredientes.

En beneficio de la piel. Una piel sana tolera mejor y genera menos alergias, cuando se utilizan productos bio u orgánicos de calidad. Puede que los resultados no sean tan rápidos ni visibles como los de la cosmética convencional, pero con el tiempo la piel se verá más sana y luminosa.

No crean falsas expectativas. Es una cosmética mucho más honesta. En la mayoría de los productos convencionales los activos apenas representan un porcentaje muy pequeño de la fórmula. Sin embargo, es tan potente y eficaz la publicidad que hay detrás, que es inevitable no creer en el efecto milagro.

Respeto hacia los animales. La cosmética orgánica y 100% libre de tóxicos, por filosofía, no trabaja con ingredientes que hayan sido testados en animales. Poco más puedo añadir en este punto.

Cuidado del medio ambiente. La cosmética certificada evita el uso de sustancias tóxicas, que son perjudiciales para la piel, la salud y el medio ambiente. Además, la mayoría de las firmas con sello orgánico, utilizan materiales reciclables, porque es una cosmética sostenible y respetuosa con el planeta.

Es cierto que la cosmética orgánica resulta, en algunos casos, más cara o menos duradera que la convencional. No lo voy a negar. Pero en tus manos está valorar los beneficios. Tú decides velar por tu salud y tu bienestar. En cuanto a nuestro planeta, creo que es un deber y una responsabilidad de todos cuidarlo, para que lo puedan disfrutar las generaciones venideras tal y como nosotros lo estamos haciendo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s